martes, 22 de septiembre de 2009

Evasión (I)

Cuando de repente me doy cuenta que soy el artífice de las estructuras, es tanta mi alegría; hasta creo presumir de entendida voluntad. Pero no, al rato me doy cuenta que debo seguir luchando, que estas alegrías son efímeros laureles y lo que a veces no sé es si quiero lo que se me presenta por delante.


Con la cabeza en posición reflexiva ordeno los elementos que me rodean, el teléfono está en su lugar y aun así necesito comunicar hacia donde siempre da ocupado (o comunica, como dicen por aquí que no es allá). Esta mesa que sostiene firmemente el papel mientras abro surcos rasgando una parte del día con la intención del todo es donde las formas aparecen quietas y la responsabilidad del movimiento me es reflejada por ellas.

Juro que intento apaciguar mis ansias y no salir corriendo por el amplio horizonte de la evasión. ¡Ah, qué humana y dolorosa suele ser! La evasión, digo. ¿Y el fenómeno de estar sentado respecto del fuego consumidor del movimiento? Ciertamente los límites están para saltárselos y qué bien sienta esto. Un salto, un vacío, el temor asumido en el mismo acto, la bocanada de éxtasis que termina en el estómago cuando nació del corazón, descubrir y volver a empezar.

Pero decía que alrededor están las formas; no todas están quietas y algunas hasta tienen estrecha relación conmigo. Y digo relación por intercambios. Sin embargo por momentos me mantengo al margen de mí cuando estos intercambios acontecen, me convierto en mero espectador, en testigo omnisciente, para luego mirar los retratos que congelan instantes, como esas fotos que no reconocemos haber tomado alguna vez.

Estoy conforme. Por momentos, estoy conforme. Y es cuando llega el momento de la abstracción, me entrego a él y transito por el filo del nexo cotidiano. Hasta podría sostener que este es el universo de la vida. Pero depende en que momento me lo plantee. Podría ser, pero hay tantas posibilidades… Ahora mismo estoy siendo el juez de lo que no comprendo. ¿Es posible juzgar estas palabras? Ciertamente estas, como muchas otras, ya lo habrán sido. ¿Porqué entonces ese miedo a decir?

La cuestión es que me mueva hacia donde me mueva, la reflexión es básicamente la misma. ¿Es monotemática la vida o la vida me ha hecho monotemático? ¿Soy un mono?

Quien puede decir que no lo soy solo porque me lo pregunto. Y como Quien es una de las formas más respetadas con quien nos relacionamos puedo seguir cuestionándome quien soy yo.

En este momento hay muchos quienes a mi alrededor, y mira que los dejo discurrir sin presentar el menor obstáculo. Hoy es martes y el lunes ya pasó. Me gusta esto de poder pasar. Forma parte de aquel hilo cotidiano o de este, si se prefiere.

Recuerdo un momento álgido de mi vida donde cuestionaba mis sensaciones y terminé asumiendo la mutación de crecer. Cambian las texturas, la realidad se hace más dura, más real (?). Caminaba y seguía sintiendo el suelo, pero cada vez más lejos. Más cerca estaban mis heridas. ¡Ay, horizonte de evasión como te fuiste ampliando!

Pero hoy era martes creo, y ya pasó. No, aun no. ¿Porqué adelantarse? Mi cabeza sigue en posición de reflexión y yo la dejo es cómodo.

(continuará)

Lpl'09

3 comentarios:

Fernando López Fernández dijo...

Qué bueno Luis¡¡¡. Eso es reflexionar y lo demás tonterias.

La evasión, creo que no es más queun estado de ánimo.

Un abrazo

JL Cancio dijo...

Excelente ensayo. Hay una novela de Adolfo Bioy Casares que se llama Plan de evasión. La palabra "Evasión" remite a escape, a una fuga, no?

Saludos Luis!

Vórtice dijo...

Gracias Fernado y Jose! en realidad más que un estado de ánimo, en mi suele ser una necesidad de abstracción para una mejor visión. O sea que no es exactamente el escapar si no tomar distancia como el creador de su obra. No recuerdo haber leído Plan de Evasión, al menos en los últimos 20 años. Lo apunto.

Un abrazo

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails