domingo, 25 de abril de 2010

With a little help from my friends


Definida por la filosofía como un problema metafísico u ontológico, la realidad ha propiciado ríos de tinta intentando ponerle nombres y apellidos para que sea tan real como nosotros mismos. Otros en cambio, han hecho constar que solo en relación a la experiencia podemos adquirir una idea justa acerca de lo que es la realidad, es decir  pienso, luego existo, ergo vivo luego existo. Arrogarnos el derecho de pensar ya es en sí mismo una trampa del ego.

Kant nos dice que el postulado para el conocimiento de la realidad de las cosas, exige una percepción; por consiguiente una sensación acompañada de conciencia del objeto mismo cuya existencia ha de conocerse, pero es preciso también que ese objeto concuerde con alguna percepción real según las analogías de la experiencia, las que manifiestan todo enlace real en la experiencia posible.

Experiencia, lo que vivimos desde nuestro nacimiento con mayor o menor conciencia, es moldeado por un sinfín de factores ambientales y de tiempo lineal. Mi experiencia de vida en diferentes países me han forjado un carácter abierto, pero mis vivencias son de una Argentina de hace más de 20 años, las de Brasil de hace más de 30, hoy son otros países.  Vivo en España con el ambiguo privilegio de haber asistido a su década prodigiosa, no me cansé en estos años de predicar en el desierto acerca de todo lo que había y se estaba pasando por alto como sociedad, que no todo era bienestar económico, que tenía que ir acompañado de un cambio cultural, de como deseaba participar de alguna manera. España se fue a Europa y Europa no la devolvió, y ahora al volver la vista atrás se ve la senda que nunca se ha de volver a pisar ... Si algo aprendí en los viajes, es que nunca volvemos a ninguna parte, por eso siempre vuelvo a los destinos para redescubrirlos.

Y me he metido en estas honduras a raíz de este tiempo convulso que vive mi país adoptivo, que es tan mi país como mi querida Argentina, aunque a los propios nunca se le oiga decir mi país (al principio pensaba que al decir mi pueblo decían mi país, más tarde descubrí que no era así), aquí se dice ‘este país’ lo cual a primera vista libra al interlocutor de cualquier responsabilidad, o al menos del compromiso. Hoy no voy a desgranar este controvertido tema que da para muchos posts, sí lo haré más adelante.
En estos días, de tiempos convulsos como dije antes,  disfruto trabajando con el objetivo de salir adelante con nuestro pequeño-gran proyecto de empresa. Pequeño por lo iniciático y grande por la ilusión y como no, la experiencia puestas en ello. Pasé de las grandes corporaciones al camino emprendedor, como muchos otros están haciendo en estos momentos, acicateados, obligados o aprovechando la oportunidad.


En los años que llevo viviendo aquí he conocido muchas personas del sector en el que trabajo, conocidos y amigos, la misma dinámica cambiante y evolutiva del turismo se me antojó como una rueda, ya que siempre te vuelves a encontrar con las mismas caras, y con quien negociabas arduamente para que te provea un servicio un año quizá al siguiente te estaba comprando a ti, o bien el que desde su ámbito de poder rechazó tu candidatura a un puesto a la vuelta de los años ha venido a pedirte trabajo, y así un sin fin de situaciones de lo más diversas. Siempre me he caracterizado por el trato franco y la aplicación de una ética profesional siempre adaptada a los tiempos, por lo cual se me podrá tachar de muchas cosas pero nunca de incoherente. Y esto viene a cuento de cómo cambian las personas según sea tu situación de ventaja o desventaja respecto de lo que puedas aportar, según la subjetiva experiencia del otro (las analogías de la experiencia), y en estos días de reconectar con las personas que me pueden ayudar en mi andadura, compruebo una y otra vez cuan vigentes son mis percepciones. Actualmente estoy recibiendo más ayuda desinteresada de otros países que del mío propio, donde todo el mundo está ocupado con una crisis que tiene más de depresión social y ‘sálvese quien pueda’ que de un mea culpa y empecemos a movernos (juntos) para poder salir. Y esta ayuda puede ser una palabra de aliento, un apoyo incondicional, un apoyo comercial o meramente una palabra amiga, porque ayer, hoy y mañana, seremos siempre los mismos. Esta es la realidad, y en el camino nos seguiremos encontrando, y esto los saben todos aquellos que me conocen, siempre he sido agradecido y aun en mis picos más altos de stress laboral, nunca me he negado a ayudar a quien lo necesitaba.

No sé cuantas veces he ido al ya desaparecido cine Ritz de Buenos Aires a ver Woodstock en la trasnoche, entre otras tantas escenas para la posteridad, una de las canciones a mi entender mejor versionada de la historia está ahí, interpretada por un Joe Cocker pasado de rosca. Han pasado muchos años desde esos lejanos 70 y desde luego mi alma aventurera que siempre ha viajado se ha resistido de mil formas a sentar cabeza. Aunque he dado muchas vueltas y ha sido difícil  seguirme la pista, las personas queridas siempre han estado en mi memoria y en mi corazón, y en homenaje a ellos y a estos tiempos, me quedo con la parte más bella dedicándoles este With a little help from my friends  que me sigue sonando con la misma emoción que la primera vez. Esta es mi experiencia.


Lpl'10




5 comentarios:

Javier Baz Martin dijo...

Luis gran post estoy de acuerdo con tus reflexiones.

Me gustaría compartir con otras personas que lean este post la experiencia que yo he vivido en el pasado antes de que se desatara esta crisis.

Allá por el año 2007 pasamos un momento complicado en nuestra empresa y cuando a todos le iba muy bien en general en sus empresas dado que todo el mundo estaba en la cresta de la ola, cuando yo compartí con conocidos y amigos profesionales que estaba pasando un momento difícil la mayoría me miraba con cara de a este le queda poco de vida en su empresa. Llegó un momento que decidí cambiar de actitud transmitiendo mi realidad y mi pesar por lo difícil de salir adelante y decidir trabajar con el objetivo de sacar adelante el proyecto empresarial que tenía entre manos. Dejé claro que de no conseguirlo cerraba el chiringito y me iba a hacer otra cosa. Fuimos capaces de salir adelante y cuando en 2009 todo el mundo comenzó a contarme sus penas y empezaron a ver lo que es pasarlo mal, yo lo que hacía en ese momento es transmitirle que lo importante es luchar y salir adelante.

La verdad es que esta crisis está dejando a mucha gente por el camino, de repente han tenido una caida libre desde lo alto de la cresta, no han podido rodar, todo se les fue al garete. Como bien dice Luis en épocas pasadas se pensaban que "todo el monte era de orégano" como dice el refrán.

Gracias Luis por tu profunda reflexión. Espero tu post sobre la sensación de pertenencia a España.

Vórtice dijo...

Gracias Javier, lo tenía a medio hacer desde principios de mes y hoy lo he completado gracias los 'empujoncitos' de la semana que ya te comentaré. El post de la pertenencia a España está siempre en elaboración;-P ... Tema delicado donde los haya, por lo que debo recurrir a todo mi poder expresivo para gestarlo objetivamente.
Gracias de nuevo por tu apoyo (y el de Rocío) Un fuerte abrazo,
Luis

JL Cancio dijo...

Hermano querido, que casualidad este post, porque cada vez que escucho esta canción interpretada por Joe, me acuerdo de vos.
un abrazo!

pd. Podemos quedar para conversar por Skype. Avisame cuando puedas.

Rebecca dijo...

hola Vórtice,
Joe Cocker!
maravilloso cantante!

tu reflexión es en extremo interesante. Yo, con mis pocos anitos, espero, haciendo referencia a los siguientes agnos en el futuro, tener un pasado rico y emocionante como el tuyo. Me estoy esforzando para ello. Y ojalá pueda contar como tu mis experiencias.

Me alegro de haberte leido!

un cordial saludo^^

Vórtice dijo...

Hola Rebecca,

Gracias por tu comentario. La experiencia es un acto de vida y es rica tanto como seguir los caminos que tienen corazón (como decía 'Don Juan' de C.Castaneda). Experimentar sin arrepentirse de nada, incluso de las pérdidas que se sufren en el tránsito.

Estando una ciudad inspiradora como Berlín no te será difícil encontrar caminos.

Nos vamos leyendo.

Un saludo,
Luis

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails